El encuentro

El encuentro

Verlo, siempre es un placer. Ayer volvimos a encontrarnos y fue un renacer de sonrisas. Ese cuerpo boscoso sabe albergarme en sus brazos. Lo quiero, y me reconforta conversar con él, sin ataduras,  sin compromisos más que los pautados por nuestras pieles.
De cada palabra se cuelga una nueva aventura para el intelecto y los sentidos, con un leve gesto ya el pecado está en camino, y allí estamos los dos, oliéndonos, tocándonos, besándonos… mi mano vuelve siempre presurosa a su torre de marfil, tan provocadora, tan altiva. Acariciarla jugosa, bordearla con los dedos, los labios, es un reto del que salgo victoriosa. Mi premio se vuelve lluvia desbordada, me anega el cuerpo, la mirada, y regresa rauda como río a los canales de mi espíritu. Vernos, siempre es un placer.

VOTA ESTA OBRA

  
Ayúdale a ganar este concurso



  • 0 Comentarios

    Dejar una respuesta

    Contacto

    info@scriboeditorial.com
    666 47 92 74

    Envío
    o de las

    Inicia Sesión

    o    

    ¿Ha olvidado sus datos?