Me dejó unas cicatrices del tamaño de su ego.

Me dejó unas cicatrices del tamaño de su ego.

Una tarde más en la que no me apetece escribir pero lo necesito.
Miro hacia la ventana y suspiro tu nombre llevándose parte de mi esencia con él.
Y después, escribo tu nombre para que el dolor disminuya.
Bajar la sobredosis que tengo de ti. No necesito calmarme. Tu pensamiento me excita.
Me estás matando por dentro. Dentro de mí y ausente.
Me quemas pensándote cerca como aquella tarde, aquella noche, en cualquier parte.

Tú saliste ganando, vencedor. Yo trofeo, aun temblando por el juego de tus manos en mi pelo. Y me quedé perdiendo.
Perdiéndote.
Nunca fuimos más que el deseo hecho instante.
Pero es que prefiero perder la cabeza en tu cuerpo, que perder las ganas de echarte de menos… y mirar por la ventana buscando tu recuerdo.




  • 5 Comentarios
    1. Sergio 3 años hace

      Genial

    2. Profile photo of L.Morante
      L.Morante 3 años hace

      Felicidades

    3. Núria Mundet 3 años hace

      Muy bonito. :))

    4. Profile photo of Rocío Robledo Frutos Autor
      Rocío Robledo Frutos 3 años hace

      Muchísimas gracias a todos :)

    5. Yaii Molina 3 años hace

      Eres y es impresionante Rocío!
      Me encanta! :)

    Dejar una respuesta

    Contacto

    info@scriboeditorial.com
    666 47 92 74

    Envío
    o de las

    Inicia Sesión

    o    

    ¿Ha olvidado sus datos?