Mi soledad

Mi soledad

Mi soledad no es femenina, no huele a sangre, tampoco a angustia, no se calma con la luna ni con el placer rejuvenecido de los 20 años. Mi soledad tiene el aroma efervescente de la palabra adulta, del hombre insensato, de la mirada aguerrida. Mi soledad va más allá de la tristeza, huele a rabia, a inconformidad, supera la alegría del 15 y último. No es asalariada, trabaja por cuenta propia y siempre se paga y da el vuelto. Esta soledad que me viste a diario no sigue tendencias, se calza a su ritmo, como le plazca, no obedece órdenes ni tablas de mandamientos. Me supera, me persigna, y me lanza al ruedo para que me corneen.

VOTA ESTA OBRA

  
Ayúdale a ganar este concurso



  • 0 Comentarios

    Dejar una respuesta

    Contacto

    info@scriboeditorial.com
    666 47 92 74

    Envío
    o de las

    Inicia Sesión

    o    

    ¿Ha olvidado sus datos?